Más de 300.000 usuarios afectados por el paro de colectivos

La medida de fuerza es en reclamo por el 50% adeudado a 4.000 trabajadores del transporte público.
martes, 12 de febrero de 2019 · 07:02

Desde la medianoche, Tucumán está sin servicio de transporte público y será por tiempo indefinido gracias al paro efectuado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que materializó la medida de fuerza -sin asistencia a los lugares de trabajo- en reclamo por el 50% adeudado del salario de enero. Son unos 4.000 trabajadores a los que les deben unos $ 20.000 a cada uno.

César González, titular del gremio, condicionó el levantamiento de la medida de fuerza a la cancelación total de la deuda. “Es la única forma. A esta solución la tienen los empresas, no nosotros”, aseguró en diálogo con La Gaceta.

Por otro lado, desde la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor (Aetat) afirmaron que hoy por hoy no cuentan con los $ 80 millones necesarios para afrontar la segunda parte del compromiso.

“Para que se destrabe el conflicto hay que pagar el saldo pendiente de los haberes en forma inmediata. Nosotros no estamos en condiciones. Las empresas ya agotaron el poder de crédito y de endeudamiento a tasas inconmensurables”, sintetizó Jorge Berreta, vicepresidente de Aetat.

Los afectados son los más de 300.000 usuarios del transporte público que no podrán contar con los servicios de las 14 líneas de la capital, las 56 interurbanas y las rurales.

¿De quién es la responsabilidad?

“La Provincia ya otorgó $ 130 millones, que va a pagar todos los meses. La otra pata es la Municipalidad, que no aparece por ningún lado. Creo que si nos juntamos todos y cada uno pone de su parte, sería más fácil encontrar una solución. Está faltando la responsabilidad del Gobierno municipal. No quieren pagar un costo político y la tienen a la gente sin transporte”, lanzó el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado. Además, el funcionario cargó contra la Nación por la quita de subsidios de transporte a las provincias.

Por su parte, Germán Alfaro, intendente de la capital, dijo que el conflicto es un “intento de extorsión” del sector empresarial con el fin de exigir el aumento del boleto. Reiteró que no convocará a una sesión extraordinaria del Concejo Deliberante y calificó el paro como un “lockout patronal”, según dijo en una declaración oficial.

El secretario de Gobierno de la Municipalidad, Walter Berarducci, en tanto, dijo que ayer a la siesta llegó un pedido de audiencia de parte de Aetat luego del paro anunciado por UTA. “Nunca recibimos a nadie bajo presión o extorsión. El diálogo siempre es fructífero, pero tenemos que coincidir que en estas circunstancias es imposible dialogar si se anteponen medidas de fuerza. El diálogo para decir que nos juntamos para la foto y que después haya un paro no sirve”, consideró.

A su vez, el secretario de Trabajo de la Provincia, Roberto Palina, insistió en que la medida de fuerza iniciada por la UTA está enmarcada en una cuestión alimentaria, aunque se haya anunciado por tiempo indefinido. “He hablado con los abogados y me dijeron que no corresponde legalmente que la dictemos”, aseguró a este diario. Agregó, no obstante, que percibió buena voluntad de ambas partes por lo que estimó que podría haber una solución en el corto plazo.