Crimen de Paulina Lebbos

Brito aseguró nuevamente que no tomó decisiones durante el operativo en Tapia

El exjefe de la Unidad Regional Norte apuntó contra el exjefe de Policía Sánchez, en torno al procedimiento por el que no se conservó el cuerpo hasta la llegada de los peritos
jueves, 06 de diciembre de 2018 · 11:59

Las defensas técnicas comenzaron a presentar sus estrategias en el marco del juicio oral por el crimen de Paulina Lebbos, el cual ya está entrando en su etapa final. El objetivo es que los imputados sean absueltos, en el mejor de los casos, y conseguir una pena menor para sus clientes, como es el caso de Héctor Rubén Brito, exjefe de la Unidad Regional Norte, quien ayer se presentó por cuarta vez ante el Tribunal para ampliar su exposición.

Brito, es uno de los imputados por encubrimiento del homicidio de Paulina en 2006, y ayer aseguró que no había tenido ninguna participación en el operativo realizado aquel 11 de marzo, en el lugar del hallazgo del cuerpo. Además, el exjefe de la Unidad Regional Norte apuntó contra el exjefe de Policía Hugo Sánchez y otro de los acusados, y dijo que habría ordenado distintas medidas durante el procedimiento en la ruta 341, en Tapia.

Silvia Furque, abogada que, junto a Cergio Morfil, representa a Brito, aseguró que “lo que salió a la luz fue que (el excomisario de Raco, Enrique) García había manipulado todo, desde el primer momento. Además, manifestó que Sánchez y el fiscal (Alejandro Noguera) habían dispuesto el procedimiento. Aunque, a la vez, ha dicho que había una orden para que toda la fuerza policial buscara, como sea, a Paulina”.  Cabe destacar que, García fue condenado por falsificación de instrumento público en una causa relacionada con el crimen de Paulina.

Con su declaración, Brito tomó distancia de la toma de decisiones durante el operativo, y dejó en claro su enojo con Sánchez, quien le había impuesto como “castigo” su pase a disponibilidad dentro de la fuerza de seguridad, en 2006. Incluso, declaró que la medida había tenido como fundamento “calmar las aguas ante las críticas de Alberto Lebbos (padre de Paulina)” por “irregularidades” en la investigación policial. “Lebbos impulsó la causa con absoluta razón, ya que había irregularidades”, subrayó en relación a la situación de García.

La acusación de Brito mereció la respuesta de la defensa de Sánchez. Alejandro Biagosch, patrocinador del exjefe de Policía, aseguró que fue Brito quien había solicitado el traslado de la unidad en ese momento, y que la decisión había sido tomada en conjunto, entre la Jefatura de Policía y el Ministerio de Seguridad. “Era para tratar de descomprimir la tensión que se vivía, conforme las denuncias que efectuaba Lebbos”, dijo. Y agregó: “como no había otro destino que pudiera ocupar por su jerarquía, se lo puso en disponibilidad durante tres meses. La medida apuntaba a dar transparencia a la investigación judicial, ya que por esas fechas ya se habían concretado allanamientos en Criminalística Norte y en las oficinas de la Regional Norte”.

Biagosch, dejó en claro que el exjefe de Policía no dio órdenes durante el operativo en el lugar donde encontraron el cuerpo de Paulina. “La posición de mi defendido es sólida porque no hay un solo elemento de prueba que lo pueda incriminar por los delitos de encubrimiento, abuso de autoridad y falsificación, y mucho menos por coacción agravada”, puntualizó. Y para finalizar, indicó que “Brito trató despegarse de la responsabilidad que le cabe como autoridad máxima del lugar de los hechos (por la jurisdicción de Tapia). A esto no lo pudo justificar. Después dijo que sí había dado órdenes”.

 

¿Los otros imputados trasladarán las responsabilidades del operativo a Sánchez? “No lo creo. Quedó claro que Brito manifestó que era enemigo de Sánchez”, respondió el letrado.

Las defensas técnicas comenzaron a presentar sus estrategias en el marco del juicio oral por el crimen de Paulina Lebbos, el cual ya está entrando en su etapa final. El objetivo es que los imputados sean absueltos, en el mejor de los casos, y conseguir una pena menor para sus clientes, como es el caso de Héctor Rubén Brito, exjefe de la Unidad Regional Norte, quien ayer se presentó por cuarta vez ante el Tribunal para ampliar su exposición.

Brito, es uno de los imputados por encubrimiento del homicidio de Paulina en 2006, y ayer aseguró que no había tenido ninguna participación en el operativo realizado aquel 11 de marzo, en el lugar del hallazgo del cuerpo. Además, el exjefe de la Unidad Regional Norte apuntó contra el exjefe de Policía Hugo Sánchez y otro de los acusados, y dijo que habría ordenado distintas medidas durante el procedimiento en la ruta 341, en Tapia.

Silvia Furque, abogada que, junto a Cergio Morfil, representa a Brito, aseguró que “lo que salió a la luz fue que (el excomisario de Raco, Enrique) García había manipulado todo, desde el primer momento. Además, manifestó que Sánchez y el fiscal (Alejandro Noguera) habían dispuesto el procedimiento. Aunque, a la vez, ha dicho que había una orden para que toda la fuerza policial buscara, como sea, a Paulina”.  Cabe destacar que, García fue condenado por falsificación de instrumento público en una causa relacionada con el crimen de Paulina.

Con su declaración, Brito tomó distancia de la toma de decisiones durante el operativo, y dejó en claro su enojo con Sánchez, quien le había impuesto como “castigo” su pase a disponibilidad dentro de la fuerza de seguridad, en 2006. Incluso, declaró que la medida había tenido como fundamento “calmar las aguas ante las críticas de Alberto Lebbos (padre de Paulina)” por “irregularidades” en la investigación policial. “Lebbos impulsó la causa con absoluta razón, ya que había irregularidades”, subrayó en relación a la situación de García.

La acusación de Brito mereció la respuesta de la defensa de Sánchez. Alejandro Biagosch, patrocinador del exjefe de Policía, aseguró que fue Brito quien había solicitado el traslado de la unidad en ese momento, y que la decisión había sido tomada en conjunto, entre la Jefatura de Policía y el Ministerio de Seguridad. “Era para tratar de descomprimir la tensión que se vivía, conforme las denuncias que efectuaba Lebbos”, dijo. Y agregó: “como no había otro destino que pudiera ocupar por su jerarquía, se lo puso en disponibilidad durante tres meses. La medida apuntaba a dar transparencia a la investigación judicial, ya que por esas fechas ya se habían concretado allanamientos en Criminalística Norte y en las oficinas de la Regional Norte”.

Biagosch, dejó en claro que el exjefe de Policía no dio órdenes durante el operativo en el lugar donde encontraron el cuerpo de Paulina. “La posición de mi defendido es sólida porque no hay un solo elemento de prueba que lo pueda incriminar por los delitos de encubrimiento, abuso de autoridad y falsificación, y mucho menos por coacción agravada”, puntualizó. Y para finalizar, indicó que “Brito trató despegarse de la responsabilidad que le cabe como autoridad máxima del lugar de los hechos (por la jurisdicción de Tapia). A esto no lo pudo justificar. Después dijo que sí había dado órdenes”.