IGLESIA CATÓLICA

Buscan eliminar el aporte del Estado a los obispos para el 2020

Autoridades del Gobierno se reúnen con las eclesiásticas para diagramar un plan de alternativas de financiamiento para las iglesias
lunes, 29 de octubre de 2018 · 12:33

El Gobierno y la Iglesia Católica argentina avanzan en un plan para modificar el artículo 2 de la Constitución, de forma que el Estado pueda dejar de “sostener el culto católico”, que, durante el 2018, le significó $130 millones, en función de sueldos de los obispos.

Según El Intransigente, desde agosto, la Conferencia Episcopal y el Ministerio de Hacienda, la Jefatura de Gabinete y la Secretaría de Culto iniciaron las mediaciones para que el Estado “genere las condiciones”, para que “cada uno de los fieles de las distintas religiones sostenga a sus iglesias”. El próximo lunes se llevará adelante una reunión plenaria con los obispos.

“Estamos buscando, en conjunto, un cambio de paradigma. Los obispos son los más interesados en que esta actualidad se modifique. El Estados aporta sólo el 7% del dinero que la Iglesia recibe, son los fieles los que la sostienen”, señaló, a La Nación, un funcionario con una estrecha relación con la jerarquía eclesiástica.

Las “alternativas” de financiamiento, que analiza el Gobierno, incluye la exención del pago de Impuestos a las Ganancias para todos aquellos que realicen una donación mensual a alguna Iglesia. Sin embargo, fuentes eclesiásticas señalaron que esta maniobra solo alcanzaría a los fieles que estuviesen bajo un sistema de contratación en blanco, por lo que se excluiría a un amplio sector de la economía informal.

A pesar del acercamiento de los referentes eclesiásticos con las fuerzas opositoras a la actual gestión, desde el Gobierno señalan que están “obligados a hablar. No nos podemos dar el lujo de no hacerlo”.

Según la ley dictada en 1979, se establece la entrega, por parte del Estado, de “una asignación mensual, equivalente a un porcentaje de la percibida por el juez nacional de primera instancia”.

Según lo señalado desde el Gobierno, el sostenimiento de la religión católica está garantizado durante el 2019 pero, es en el 2020 cuando se planea poner en práctica las medidas discutidas en estos momentos.