SEMANA DECISIVA

El final del Brexit se acerca

El Parlamento de Westminster votará por segunda vez el Acuerdo de Retirada de la Unión Europea negociado con el bloque comunitario.
miércoles, 13 de marzo de 2019 · 13:23

Theresa May, Primera Ministra Británica, tiene una semana decisiva: el Parlamento de Westminster votará por segunda vez el Acuerdo de Retirada de la Unión Europea (UE) negociado con el bloque comunitario. De no ser aceptado tocará esperar para ver si hay un Brexit duro, es decir, una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo. La otra opción sería una prórroga, lo que sumergiría al país británico y a la UE en aún más incertidumbre.

Los diputados británicos rechazaron el acuerdo de May a principios de 2019 por una mayoría de 230 votos en contra de la propuesta de May. Aunque ha habido muchas discusiones y debates desde entonces, el documento sigue prácticamente intacto, por lo que  lo más probable es que las próximas novedades no sean a favor de la Cámara y May. "Los números no pintan bien para la Primera Ministra, se enfrenta a una derrota por un margen de 75 a 100 votos", afirmaba el investigador de la universidad King's College de Londres, Adam Cygan.

Durante las próximas negociaciones se resolverá el bloqueo parlamentario que inunda Westminster, desde que los británicos votaron sí en las urnas a favor del divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea. El 29 de marzo, la fecha oficial de la separación entre ambas partes, está a la vuelta de la esquina, y no hay nada seguro; todo puede pasar. "En circunstancias normales, el Gobierno tendría que dimitir si no puede defender leyes", declaró Cygan. 

Si hay derrota, el Parlamento votará para que haya un Brexit sin acuerdo, lo que se conoce como Brexit duro. May ha declarado en numerosas ocasiones a los medios de comunicación que una salida sin acuerdo es mejor que una salida con un mal acuerdo. Pero los británicos no parecen estar de acuerdo con su Primera Ministra, y han salido a la calle a manifestarse en contra del Brexit duro en numerosas ocasiones.

De producirse un Brexit duro, los ciudadanos británicos perderían parte de los derechos que tienen como miembros de la UE, y lo mismo pasaría con los europeos que residen en territorio británico. Muchos acuerdos comerciales quedarían por resolver y las cosas se complicarían para asuntos ya de por sí complicados, como la relación entre Reino Unido y España por Gibraltar. 

Pero si hay algo que saldría perjudicado sería la libra. La divisa local del Reino Unido ha dejado de ser la estrella de las inversiones en CFDs. Debido a la volatilidad que tiene, muchos traders prefieren apostar por operar en CFDs de otras divisas más estables, como el yen o el bitcoin. Los expertos financieros recomiendan a los interesados en abrir operaciones con CFDs que sigan de cerca la evolución del proceso del Brexit, para operar en la libra esterlina solo cuando el mercado se muestre favorable hacia esta divisa.