NASA

Impacto profundo

Un descubrimiento sobre un inminente choque de un asteroide sorprendió a los científicos.
miércoles, 06 de febrero de 2019 · 15:37

¿Te imaginas que un asteroide de 40 metros impactara contra la Tierra a una velocidad de 44 mil kilómetros por hora? Si el impacto se llegara a producir, la devastación sería de unos dos mil kilómetros cuadrados.

Esto podría ocurrir el lunes 9 de septiembre, a las 3 de la mañana, hora argentina, de este año. Aún no hay mayores precisiones sobre la coalición, que de momento, se calcula en: una posibilidad entre 11.428. Mucho más probable que sacarse la lotería o que nos parta un rayo.

Los datos alentadores son: que los expertos calculan que recién en julio habrá precisiones sobre el riesgo de impacto. Por sus dimensiones, el 2006 QV89, como fue bautizado,  en caso de chocar con la Tierra, tiene un 70 por ciento de posibilidades de hacerlo en el mar. Su poder de daño sería limitado comparado con los de un kilómetro de largo, similares al que provocó la extinción de los dinosaurios, y que no tienen posibilidades de acercarse a la Tierra por los próximos siglos. La preocupación pasa por los que tienen entre cien metros y un kilómetro: apenas se conoce al 30 por ciento de los que atraviesan el Universo y su poder de destrucción es incalculable.

La noticia de que un asteroide chocará con la tierra,  es muy recurrente  en las redes sociales, la idea del apocalipsis siempre está latente y alimenta  el morbo de los supersticiosos. Pero ¿Cuánto de cierto hay en esta teoría?

Está científicamente comprobado que millones de estrellas fugaces atraviesan  nuestro cielo por día, y que,  por el tamaño que poseen, antes de tocar tierra, se desintegran gracias a nuestra atmosfera. Pero no siempre fue así, hace 65 millones de años,  un asteroide de unos 15 km de ancho se estrelló en lo que hoy es Chicxulub, México y fue el causante de la extinción masiva de los dinosaurios, la  que abrió el camino para que los mamíferos reinasen en la Tierra.

Los científicos calculan que el asteroide  golpeó la Tierra con una fuerza mil millones de veces superior a la de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Habría lanzado a la atmósfera material a alta velocidad, desencadenando una serie de eventos que causaron un invierno global, destruyendo mucha de la vida terrestre  en cuestión de días .El impacto provocó tsunamis en todo el planeta, así como terremotos superiores a 10 en la escala Richter.

Podemos concluir que a pesar de lo malos augurios, el hecho sucedió realmente y fue devastador. Obviamente las probabilidades son muy pocas y el avance de la ciencia y la  tecnología nos hace preverlos con anticipación, sin embargo, en la actualidad, las posibilidades de hacer algo al respecto son muy remotas, por la fuerza, el tamaño y el componente de estos asteroides.