BOLSONARO VS HADDAD

¿Qué papel jugaron los evangelistas y católicos en las elecciones?

Las elecciones presidenciales en Brasil, que continuarán en un balotaje entre Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, son materia de análisis también local.
lunes, 08 de octubre de 2018 · 18:55

El resultado de las elecciones presidenciales en Brasil, que deberán tener una segunda vuelta entre Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, son alisadas de cerca también en nuestro país. “El tema de Brasil tiene que ser traído a Argentina como espejo en algún momento”, sostienen los analistas políticos, que no dudan en señalar las semejanzas que podría haber entre el vecino país y Argentina, en las próximas elecciones locales.

“Las divergencias y discrepancias entre sectores que podrían haber ido juntos le permitieron a una extrema derecha alzarse prácticamente con el poder. Además, el apoyo de la iglesia evangélica ha sido fundamental”, indicó el periodista Gustavo Sylvestre hoy, desde su programa radial. Asimismo, su colega Pedro Brieger también opinó sobre el tema y dijo que “la iglesia supo negociar con el poder político”. 

En ese sentido, Brieger sostuvo: “Tienen bancadas importantes en el parlamento, son un elemento fundamental en la política. Llama la atención la poca participación de la iglesia católica en estas elecciones en Brasil, más teniendo en cuenta que el PT tiene una base en la iglesia católica en sus inicios. Es cierto que el aluvión de votos a Bolsonaro hasta qué punto la iglesia lo podía frenar”. 

“El sector evangelista tiene una influencia mediática impresionante. Participaron muy fuerte en el debate sobre el aborto. El discurso antisistema de Bolsonaro es que son todos corruptos, e influye mucho el tema de Odebretch”, sentenció Brieger, al tiempo que Sylvestre dijo que “hicieron fuerza a favor de Macri” y que “tiene en su discurso a todos evangélicos”.  

En tanto, Sylvestre no dudó en trazar un paralelismo entre el presente argentino y el brasileño y dijo que “las condiciones que se han dado en Brasil, se dan en Argentina con la persecución judicial, política, el Lava Jato”. “El discurso sobre la política corrupta se da en los dos países. Mientras muchos boludean, otros avanzan calladitos la boca”, remarcó.