ENTREVISTA

Mariana Fabbiani en diálogo con Nahir Galarza

La periodista decidió entrevistar a la joven, acusada de asesinar a su novio en el 2017
viernes, 15 de marzo de 2019 · 18:38

En el mes de julio de 2018, la Justicia confirmó la condena perpetua en contra de Nahir Galarza, como autora material del crimen de Fernando Pastorizzo, quien falleció por un doble disparo en el pecho en la madrugada de 29 de diciembre. A pesar de la pena que recibió, se conoció que por buena conducta podría dejar la cárcel a los 55 años, aproximadamente.

Desde la condena judicial, Nahir nunca había dado una nota televisiva para contar lo ocurrido la noche en que asesinó a su pareja, y decidió hacerlo en El Diario de Mariana, en un extenso mano a mano con Mariana Fabbiani

La entrevista se verá completa el próximo lunes, pero hoy adelantaron un fragmento de la conversación que mantuvieron la detenida y la periodista. 

-¿Cuándo fue la primera vez que vos contaste lo que pasó esa noche? ¿A quién se lo contaste por primera vez? 

-A mis padres. No fue enseguida. Ese día yo no podía reaccionar, no entendía todavía lo que estaba pasando, ni sabía lo que me estaba pasando. No caía. 

-Esas cuadras que vos caminaste a tu casa, a partir de que lo dejás a Fernando ahí, ¿qué pensabas? 

-Nada, no tenía nada en la mente. 

-¿Alguna otra vez en tu vida experimentaste esa sensación de un blanco en tu cabeza? 

-Nunca. Es más, si me preguntás cómo hice para llegar a mi casa, la verdad, no me acuerdo. 

-No te acordás cuando volviste a apoyar el arma tampoco (el arma era de su padre, policía). 

-No me acuerdo de nada. 

-¿Es verdad que te fuiste a dormir? 

-No, ¡¿cómo me voy a ir a dormir?! Era una bola de nervios. No sé si no me dio un ataque de nervios. Imposible que me acueste a dormir. Entré a mi habitación y me quedé quieta. 

-¿Cuánto tiempo duró eso, imagino que hasta que te llama la mamá de Fernando para ver si sabías algo de él? 

-Sí, me llamó la mamá de Fernando. No sé, no tenía noción del tiempo ni de lo que me estaba pasando.  

-¿Y cuándo tomaste conciencia de lo que había pasado? 

-Tomé conciencia tres meses después, de que Fernando había fallecido.