ENTREVISTA

Flor Vigna habló de los planes a futuro con su novio

La actriz continúa viviendo con su familia, pero la mayoría de los días duerme en el departamento de su novio
lunes, 11 de febrero de 2019 · 13:52

El 9 de enero fue la fecha programada para el estreno de “Una semana más”, la obra teatral que está exhibida en el teatro Nacional Sancor Seguros y cuenta con la producción general de Adrián Suar y Nacho Laviaguerre, la producción artística de Nico Vázquez y la dirección de Mariano Demaría. El elenco está compuesto por el actor, Flor Vigna y Benjamín Rojas.

Con el éxito a flor de piel, la protagonista de la obra dio una extensa entrevista en la que habló de su relación con Nico Occhiato y los planes que tienen de convivencia.

—¿Cómo encarás todo lo que te está pasando y cómo te mantenés con los pies en la tierra?

—Tengo gente muy linda al lado; mi novio es uno. Nosotros arrancamos juntos en Combate, empezamos a soñar mucho. Con él también hicimos este ejercicio de visualización, de agarrar una hoja, enfrentarte a lo que querés y sentirte patético dibujando pero que está bueno. Y hoy lo vemos ese dibujito.

—¿Se van acercando a la situación de convivencia con Nico?

—No… pero sí. ¿Cómo es esto? Una vez nació la propuesta, de mí hacia él, y él me dijo, muy sabiamente: "Me parece que nos vamos a pelear por temas innecesarios". Dicho y hecho. Yo en ese momento lo recibí como un palito, pero después siempre termino yendo a dormir a lo de Nico, y como laburaba todo el día, en vez de una convivencia era dormir juntos simplemente. Hoy en día tengo las llaves de su casa. Él ahora se va de viaje y seguramente yo haga algo con mis amigas en su casa: "Después te limpio todo mi amor, te lo dejo todo como nuevo".

—¿No te dan ganas de tener tu departamento?

—Este año siento que voy a hacer eso, que voy a dar ese paso. Pero me pasaba un poco que yo elegía esta vida nómade por una cuestión de que me levantaba a las 5 de la mañana, me iba a Estudios Pampa, ahí tenemos nuestro camarín donde hay una pequeña camita para de última tirarte en algún bache, y era hasta las 6 de la tarde. Y me iba directo al ensayo, que llegaba ahí, justiniana, con el tiempo exacto. Terminaba a las 11 de la noche y ya me iba a acostar, y tenía cinco horas o menos para dormir. Entonces, no valía la pena tal vez gastar en un alquiler.