Interna

Un directivo de Atlético Tucumán presionó hasta último momento para que se concrete la venta de Aliendro

Los hinchas habían estallado de furia en las redes sociales por la posibilidad de la salida del mejor jugador que tiene el Decano
jueves, 10 de enero de 2019 · 18:40

Las redes sociales jugaron un papel fundamental para que los dirigentes de Atlético Tucumán decidan no dar curso a las negociaciones sobre una posible venta del mediocampista Rodrigo Aliendro, luego de que los hinchas estallaron de bronca por las repentinas salidas de Luis Miguel Pulguita Rodríguez y Guillermo Acosta.

La venta del delantero Javier Correa al fútbol mexicano, le dejó a Colón de Santa Fe dos millones de dólares, de los cuales 400.000 usó para pagar la cláusula de salida del ahora exdelantero del Decano. Y como los dirigentes del Sabalero vieron que sus pares tucumanos no les estaban poniendo trabas a sus figuras para darles salidas, los santafesinos hicieron una oferta de 900.000 dólares por el 50% del pase de Aliendro (el otro 50% pertenece a Chacarita).

Al conocerse la noticia, los hinchas del Decano hicieron estallar las redes sociales con el hashtag #AliendroNoSeVa. “¿Te digo la verdad? Si no era por esa movida creo que Aliendro no sería más jugador nuestro. Tal vez se iba a pelear un poco más la cifra final, algo que se acerque o iguale 1.5 millones de dólares. No todos estaban muy de acuerdo con la venta, pero hay uno que presionó tanto para que se haga el pase, que casi que se lo tomó como algo personal”, dice uno de los dirigentes que ya reveló a El Aconquija el entramado del alejamiento del Pulguita y el Bebé por la interna peronista.

Ese dirigente que “apuró” la salida de Aliendro es Miguel Abbondándolo, amigo del exgobernador José Alperovich, y exfuncionario de su gobierno. Abbondándolo es el encargado de cerrar los contratos de los jugadores que llegan a la provincia. “A pesar de que ya sabíamos de la bronca de los hinchas, él (Abbondándolo) insistía en que no había que dejar pasar la oportunidad de venderlo a Aliendro. Dijo que podía pasar que el jugador baje el rendimiento, se lesione y después nos íbamos a clavar. Recalcaba que era muy buena guita”, cuenta este hombre de la directiva.

A pesar de la presión de Abbondándolo, la dirigencia por amplia mayoría consideró que lo más atinado era no dar lugar a la salida del jugador más regular que Atlético ha tenido en el último tiempo. “Eso sí: yo no creo que pase de junio que se lo venda a Aliendro. Tampoco se le puede desarmar el equipo al ‘Ruso’ (Ricardo Zielinski). Sino, estamos en el horno y tenemos chances de clasificar a la Copa Libertadores de 2020”, cerró la fuente sobre un nuevo conflicto que estalló en el Decano.