SORPRENDENTE

Un rostro único con cada click

Una plataforma web sorprende con rostros que no existen en la vida real.
lunes, 18 de febrero de 2019 · 14:20

La página donde se puede ver un rostro distinto y único cada vez que entramos, es furor en el mundo pero a la vez sorprendente.  Así podría definirse thispersondoesnotexist.com, una web que lo único que hace es mostrar un rostro distinto cada vez que se carga, con la particularidad de que ninguna de esas personas existe: son generadas por la inteligencia artificial.

El sitio es creación de Philip Wang, un ingeniero de software de Uber, y utiliza la investigación publicada el año pasado por Nvidia para crear un sinfín de retratos falsos.

El algoritmo detrás de él se entrena en un enorme conjunto de datos de imágenes reales, y luego utiliza un tipo de red neuronal conocida como red generativa adversarial (o GAN) para fabricar nuevos ejemplos.

"Cada vez que se actualiza el sitio, la red generará una nueva imagen de un rostro desde cero", explicó Wang en una publicación en Facebook.

El código subyacente que hace posible esto, titulado StyleGAN, fue desarrollado por Ian Goodfellow en una investigación para Nvidia y apareció en un artículo que aún no ha sido revisado por expertos.

Este tipo exacto de red neuronal tiene el potencial de revolucionar la tecnología de los videojuegos y del modelado en 3D, pero, como con casi cualquier otro tipo de tecnología, también podría utilizarse para fines más siniestros.

"La capacidad de manipular y generar imágenes realistas a escala va a tener un efecto enorme en la forma en que las sociedades modernas piensan sobre la evidencia y la confianza. Tal software también podría ser extremadamente útil para crear propaganda política y campañas de influencia", advierte The Verge.

El propósito de Wang fue, justamente, crear conciencia sobre lo que este tipo de tecnología puede hacer, especialmente teniendo en cuenta los deepfakes, estas temibles imágenes generadas por computadora que se superponen a otras existentes y pueden utilizarse con propósitos de esparcimiento, o para impulsar narrativas de fake news u otros engaños.